Productividad e impacto ambiental: el gran desafío para el agro

Desde hace algunos años, se ha ido incrementando el interés por parte de la sociedad acerca de la manera en que se producen los alimentos y de su inocuidad. El estilo de vida moderno que llevamos la mayoría, nos ha colocado en un escenario en el cual no es visible el proceso productivo de los alimentos. Nos acostumbramos a ir a la góndola y servirnos según nuestros gustos y apetencias.

Ver Artículo Completo

Una experiencia desgarradora

Eran los años sesenta, en el norte de Santa Fe. En Fortín Olmos, aldea perdida en lo que fuera hasta principios del siglo XX la última línea de frontera frente al indio chaqueño, el termómetro marcaba frecuentemente 43 °C a la sombra al comienzo de la tarde. Cuando el termómetro era puesto directamente sobre la tierra desnuda, llegaba a marcar 70 °C.

REFLEXIÓN DE MAMERTO MENAPACE

“Mi percepción a medida que envejezco es que no hay años malos. Hay años de fuertes aprendizajes y otros que son como un recreo, pero malos no son. Creo firmemente que la forma en que se debería evaluar un año tendría más que ver con cuánto fuimos capaces de amar, de perdonar, de reír, de aprender cosas nuevas, de haber desafiado nuestros egos y nuestros apegos. Por eso, no debiéramos tenerle miedo al sufrimiento ni al tan temido fracaso, porque ambos son sólo instancias de aprendizaje

El desafío de los obsoletos

El COVID-19 generó un cambio económico global de dimensiones poco conocidas. Pasaremos de una economía con estancamiento secular, exceso de ahorro que generaba poca inversión y escaso crecimiento, a una economía en donde los cambios estructurales obligarán a realizar inversiones, cambiar la dirección del dinero y apuntar a negocios con potencialidad de crecimiento.