El carbono que cuenta

A no ser que ocurra una colisión cataclísmica de un asteroide o una erupción de un volcán de importantes efectos destructivos sobre la Tierra, la fina capa de roca erosionada a la cual llamamos suelo tendrá que alimentar 50% más de gente antes de que este planeta envejezca mucho más. Este problema no ha pasado desapercibido. Hombres y mujeres instruidos se han reunido, se han escrito libros y se han convocado conferencias. ¿De qué se ha hablado? ¿De cómo formar una nueva capa arable del suelo? No. De todo menos de eso.