Delirios de una civilización

La tierra se adhiere a los zapatos, ensucia los suelos y molesta a la gente de la ciudad, que quieren todo limpio y se defienden contra la «suciedad», asfaltando calles y carreteras y usando coches, para no pisar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *