Más que duplicó la productividad y ganó calidad de vida

Al hacerse cargo de la empresa familiar, una productora porteña hizo números y reorganizó sus campos en distintas provincias. Trajo las vacas a Buenos Aires, implantó pasturas, ajustó el servicio, aumentó la preñez al 93-95% y hoy engorda 400 novillos/año a 100 km de la capital, en la mitad de superficie. “La premisa es profesionalizar la ganadería sin desatender a la familia”, afirma la Lic. Alejandra Menoyo.

Ver Artículo Completo
Deja una respuesta

Carrito de la compra

0
image/svg+xml

No products in the cart.

Seguir comprando