Guzmán recurre a la maquinita para cubrir el gasto público

Hay que reconocer que, al menos hasta ahora, la progresiva senda de baja del gasto público del ministro Martín Guzmán funcionó bien. El ajuste, casi ni se sintió. Pero existió más allá de relatos en otro sentido. Pero el Ministro ahora se encuentra con un escenario que desafía sus proyecciones y, quizás, sus convicciones.El plan oficial fue sencillo: canjear emisión monetaria por deuda con el objetivo de bajar la presión sobre los precios. Al mismo tiempo, el gasto social se comprimía por el nuevo sistema de actualización de los haberes previsionales y por un significativo, aunque poco evidente, recorte del gasto social. Tanto que en cinco meses, el déficit fiscal bajó de 2,2% del PBI a 0,4%

Ver Artículo Completo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *