Otra vez sopa

La decisión de impedir las exportaciones de carne dinamitó, en el pasado, la confianza de mercados que durante años creyeron en nuestro país. Se perdieron puestos de trabajo, cerraron industrias frigoríficas y se disminuyó fuertemente el stock de ganado local y alrededor de 30.000 productores debieron vender sus tenencias.

Ver Artículo Completo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *