CULTURAS y POBREZA

Nuestra sociedad arrastra bloqueos, conflictos, decadencias aparentemente inexplicables y que parecen endémicos. Como resultado, la pobreza aumenta en un país pletórico de su producción granaria y de carnes; una buena parte de la juventud oscila entre la embriaguez del placer inmediato sin proyecto social y los proyectos de fuga a mejores horizontes en el extranjero; la inestabilidad parece haberse convertido en el estado de funcionamiento ordinario de las instituciones políticas; nuestro sistema educativo y de sanidad adolecen de crecientes fallas; el sistema de transportes de larga distancia es caro y poco eficiente.

Ver Artículo Completo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.