Fragmentos de un diálogo improbable, pero no imposible.

Un día de marzo en Washington DC, Estados Unidos. El imponente edificio del Fondo Monetario Internacional (FMI) es una especie de hervidero de personas muy bien vestidas y con un semblante de «estoy ocupado en problemas muy serios»…..

Ver Artículo Completo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.