Opinión. Tramas sorprendentes, finales inesperados y políticas agropecuarias.

Un buen cuento tiene dos argumentos, uno central, por el cual navegamos orientados con la carta que nos presenta de manera franca el autor, con un camino demarcado y con un hilo conductor que nos sumerge en el relato.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.