Vicentin: la decisión menos feliz

El anuncio de la expropiación de la cerealera abre distintos interrogantes, entre ellos, hasta dónde avanzará el Gobierno en el control del sector alimentario. Además, proyecta un nebuloso futuro sobre el principal generador de divisas del país. Por Miguel Gorelik.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *