El carbono que cuenta

A no ser que ocurra una colisión cataclísmica de un asteroide o una erupción de un volcán de importantes efectos destructivos sobre la Tierra, la fina capa de roca erosionada a la cual llamamos suelo tendrá que alimentar 50% más de gente antes de que este planeta envejezca mucho más. Este problema no ha pasado desapercibido. Hombres y mujeres instruidos se han reunido, se han escrito libros y se han convocado conferencias. ¿De qué se ha hablado? ¿De cómo formar una nueva capa arable del suelo? No. De todo menos de eso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *